Sony Bravia, anuncios que son piezas de Arte

Ya ha quedado bien claro que el vídeo puede ser un arte, yendo más allá del cine, así que no entraremos en definiciones. ¿Y la publicidad puede ser un hecho artístico? Sin duda. Así lo han demostrado durante años, por ejemplo, los spots televisivos de marcas como Audi, que incluso han encargado anuncios a escultores y otros creadores. Pero si hay un producto que ha sabido ahcer arte con todos sus anuncios son los televisores Sony Bravia. Salta si quieres verlos. Son una gozada para los sentidos.

El primero de los anuncios de Sony Bravia que sorprendió al mundo fue Bouncing balls. Para elaborarlo, eligieron una localización en San Francisco, con sus calles empinadas, y soltaron una cantidad ingente de pelotitas de goma con colores chillones. El concepto, rompedor. El lema del anuncio, colour like no other, que se mantendría en todos los enuncios excepto uno.

Posteriormente vino el anuncio Paint, que se rodó en unos edificios abandonados y que se iban a demoler. El concepto era imitar esa demolición, pero con explosines de botes de pintura, convirtiendo la hipotética destrucción en un espectáculo de color.

El tercer anuncio se rodó en Nueva York y  constituye la cima de la publicidad en slow motion, para mí uno de los mejores anuncios emitidos en televisión. Se trata de Play Doh. Calidad en el guión, mensaje a la emotividad, y una canción de los Rolling Stones para ambientar. El conejo gigante del final medía 10 metros de altura. Aunque sobre este anuncio hay acusaciones de plagio.

Los 4 últimos anuncios son ya hechos para mercados locales, el primero de ellos, Egipto, no incluye el lema colour like no other, sino que se adapta al contexto. La ideal spot Pyramid es cubrir una de las grandes pirámides con bovinas de hilos de colores. Es muy similar al anuncio Paint, por su forma de jugar con la relación entre arquitectura y color.

El siguiente anuncio se llama Domino City y está rodado en la India. Me muestra el día a día de la sociedad tradicional india, mientras que la modernidad, que bebe de las mismas fuentes de color, se desarrolla paralela. Un segundo spot se rodó para la India y se vuelve a jugar con la pintura, esta vez sobre el cuerpo humano, y adentrándose en el modo de contar historias de Bollywood.


El último se rodó en Brasil, adentrándose en el Carnaval de Río de Janeiro. Fiesta, samba y color narran la razón de ser del Brasil. Sin duda, de todos los anuncios es el más optimista. ¡Pero se emitió en Japón, no en Brasil!

Tampoco puedo evitar la tentación de poner este otro anuncio, también de Sony, pero no de los televisores Bravia, sino de sus cámaras de vídeo y fotos, rodado en Miami. Foam City.

No es la primera vez que hablo de publicidad en Al Blog Vendrás, aunque había visto el hecho publicitario como muestra de humor. ¿Tú crees que la publicidad es Arte? ¿Qué ejemplos se te ocurren? Tienes abiertos los comentarios del blog, pero también puedes respodner con una mención en twitter. ¡La conversación es importante!

Comments are closed.