Qué es el colodión húmedo y por qué mola tanto

Durante la #MuseumWeek que cada año organiza Twitter para poner en diálogo a los museos con sus usuarios, la Fundación Mapfre, a través de su área de Cultura, organizó una divertida actividad offline: un estudio de fotografía usando la antigua técnica del colodión húmedo. ¿Qué es esta técnica y por qué la actividad fue tan molona?

¿Qué es el colodión húmedo?

Cámara fotográfica de colodión húmedo
Cámara fotográfica de colodión húmedo

Empezaré contando un poco de la parte técnica. Se trata de una de las técnicas más iniciales de la fotografía, que se comenzó a usar en 1851, y que utiliza, efectivamente, el colodión, una especie de barniz, para conseguir que las imágenes que entran a la cámara a través de la lente se queden fijadas en una placa de cristal con nitrato de plata.

Parece muy complicado, y efectivamente lo es, porque el colodión debe permanecer húmedo durante todo el proceso, lo que obligaba a estos pioneros de la fotografía a cargar con todos los líquidos de revelado y pequeños estudios portátiles.

Aún así, era más fácil que otros procesos de fotografía de la época, y acabó por sustituir al daguerrotipo y al carrotipo. En total, tomar una fotografía al colodión puede llevar unos 4 minutos, entre enfocar la cámara, exponer las placas de vidrio a los químicos durante unos 3 minutos y los 14 segundos de tiempo de exposición que necesita la imagen para fijarse y en los que el modelo no debía de moverse. Luego la fotografía se revela sobre la placa de cristal y no sobre papel.

¿Por qué el colodión mola tanto?

En primer lugar y en un plano personal, la experiencia me gustó mucho por el trato de la gente que está a cargo de las actividades de difusión en la Fundación Mapfre, como Paula, con la que ya he coincidido en alguna ocasión y con Clara, de Prensa, que nos atendieron muy bien. Y en segundo lugar porque gracias a ellas pude coincidir con viejos amigos y amigas como Pimienta Sánchez (su blog Voluntariado irracional), Mario Colleoni (Arsenaldeletras), Nuria García (de Veo Arte en todas pArtes), Marta Lorenzo (My Art Diary) y Semíramis González (Semíramis en Babilonia).

Por otro lado, la experiencia me sirvió para ver in situ una antigua técnica fotográfica desconocida para el gran público y que nos muestra que, en realidad, la fotografía debe ser un proceso artesanal, hecho con cuidado y amor para lograr contar una historia en torno a los modelos o a su ausencia. Hoy en día, gracias a los avances técnicos, tiramos fotografías, y digo tiramos a propósito, muchas veces sin pensar. Esto puede servir para ganar espontaneidad, pero puede hacer perder esa idea de artesanado con el que se inició la fotografía.

Las imágenes tomadas con el colodión húmedo devuelven una imagen casi idealizada del modelo, dando un resultado muy llamativo y diferente a los filtros de Instagram (¿aún no me sigues?), pero muy favorecedores. Y permanecer 14 segundos sin moverse manteniendo la expresión facial es un reto divertido.

¿Dónde puedo ver fotografías al colodión húmedo?

En la sala Bárbara de Braganza de la Fundación Mapfre en Madrid hay una magnífica exposición de la fotógrafa Julia Margaret Cameron que podéis ver aquí y que estará abierta hasta el 15 de mayo de 2016.


¿Por qué es interesante la obra de esta fotógrafa? En primer lugar, porque fue una de las primeras fotógrafas mujeres, y una de las primeras personas en concebir la fotografía como un arte expresivo y no como una mera toma documental. Además, también fue una de las primeras fotógrafas en exponer en museos y en vender su obra.

Se cree que Lewis Carroll, autor de Alicia en el País de las Maravillas, la instruyó en la fotografía. Su primera cámara se la regalaron su hija y su yerno cuando ya rondaba la cincuentena, y tomó fotografías de personajes ilustres de su época, como Darwin. En sus fotografías, ella decía enfocar hasta encontrar la belleza, no hasta que todo estuviera bien enfocado. ¿Qué te parece este planteamiento?

Sin duda, yo recomiendo mucho que vayas a ver #expo_jmcameron y puedas ver su obra en detalle y cómo quedaban las imágenes al colodión húmedo, seguro que a ti también te encanta. Te dejo con el Storify de una visita tuiteada a la exposición.