Matar un blog, resucitar un blog

Hace mucho que no actualizo este blog. Más de un año. Nunca quise considerarlo muerto, pero la realidad es que estaba más que comatoso. Con lo que siempre me ha gustado escribir y compartir. Durante este año y pico he hecho muchas cosas: he cambiado de trabajo dos veces, he viajado, he iniciado otros proyectos y he colaborado en otros blogs corporativos. También he visto que el alojamiento de la anterior versión del blog se caía constantemente. Eso no es excusa para estar más de un año sin escribir, pero sí es una de las causas por las que empecé a dilatar las publicaciones. Parece ser que por fin he encontrado tiempo para conseguir un nuevo alojamiento y un nuevo dominio: de momento un .tk gratuito, no sea que invierta dinero y luego el blog muera definitivamente. A lo mejor dentro de unos años contrato un .eu, que queda muy chachi. De momento vamos a resucitar poco a poco este blog, a ver qué tal.