Les Sucettes y la Ingenuidad de France Gall

Les Sucettes
Portada del disco de France Gall que incluye Les Sucettes

Francia, años 60. Tiempos de renovación de la canción francesa. Fallecida Edith Piaf en el 63, una remesa de jovencitas pop comienza a reinar en las listas de éxitos: insustanciales, ñoñas, facilonas, pero frescas y de gran impacto. Françoise Hardy, Sylvie Vartan están en su momento. Y recién cumplidos los 16, llega France Gall, la más virginal de todas. Pero se cruzó con el sátiro de Serge Gainsbourg, nada bueno podía salir de ahí.
Por aquel entonces, Serge Gainsbourg era un cantante emergente que no conseguía despegar hasta que en su camino se cruzó France Gall. Como la tendencia eran las jóvenes popitas, él se convirtió en una suerte de Pigmalión para la Gall, que procedía de familia de artistas y veían con buenos ojos que la niña se dedicase a cantar.La primera canción que Gainsbourg escribió para ella fue Poupée de cire poupée de son, de letra aparentemente inocente que representó a Luxemburgo en el Festival de Eurovisión y que ganó, pero que en realidad tenía un doble sentido. Esta canción, interpretada por la virginal France, recogía el testigo del Non ho l’eta de otra virginal Gigliola triunfadora en Eurovisión el año anterior.

Cantante y autor
Cantante y autor, tonteando

Pero en una lectura profunda del Poupée.., podemos darnos cuenta que Gainsbourg critica el star system del momento: jovencitas que no tienen trayectoria vital y no saben lo que es el amor cantando sobre el amor para otras jovencitas que no tienen ni idea. también se habla de las jóvenes como muñecas, adorno, meras mujeres florero.

Tras el éxito arrollador de Poupée de cire poupée de son, Gall graba más composiciones de Gainsbourg que también cosechan grandes éxitos, todas con la misma idea del autor: hacer cantar a niñas inocentes cosas que no entienden para denunciar la situación tan ñoña en la que estaba la canción francesa. Hasta que llegó Les Sucettes.

France Gall estaba plenamente convencida de que la canción trataba simplemente de una chica, Annie, a la que le gustaban los caramelos de anís, pero con frases como “cuando el azúcar de caña fluye por la garganta de Annie” o “por unos peniques (que en francés suena como pene) tiene su caramelo de anísy otras muchas no cabe lugar a la duda: ¡está hablando de sexo oral!

Les Sucettes
Sí, claro, sólo habla de los pirulís de anís…

Las primeras semanas tras publicarse, la canción fue un éxito, nada parecía fuera de lo común. Gainsbourg debería estar con los ojos en blanco de placer, como también se dice en la canción. Hasta que finalmente, saltó a los medios de comunicación la doble lectura de la canción. Y claro, empezaron a hacerse y entenderse esas dobles lecturas que Gansbourg había metido en todas las canciones de France Gall. Toda Francia está escandalizada.

La cantante, de gira en Japón, se sintió humillada y engañada, por lo que en ese mismo momento, muerta de vergüenza, decidió romper su relación con el compositor. En ese momento, la carrera de él sube como la espuma, mientras que la de ella se desploma: todo lo que canta parece estar manchado por un doble sentido, y si no lo tiene, se le busca.

Bueno, France Gall no se desploma, pero renuncia totalmente de su etapa ye-yé y evoluciona a canciones más maduras, ayudada por el que se convirtió en su marido, Michel Berger. Por su parte, Gainsbourg lanzó títulos como Je t’aime… moi non plus, donde directamente sigue con el tema sexual.

¿Conoces más canciones con dobles sentidos? ¿Qué opinas de la reacción de France Gall? Comenta por aquí o a través de una mención en twitter, ¡la conversación es importante!

Comments are closed.