Leopoldo II y la pena de muerte #Historia

¿Cuál fue el primer país europeo en abolir la pena de muerte? Hace unas semanas en clase de italiano comentamos esta efeméride histórica. Si bien la pena de muerte había sido abolida en algunos momentos de la historia, el abolicionismo moderno nació en la actual Italia.

La primera referencia histórica sobre la abolición de la pena de muerte viene de China, donde no se aplicó entre los años 747 y 759. Pero, ¿y en Europa? ¿Qué país de nuestro continente fue el primer en abolir la pena capital?

Leopoldo I, De Anton Raphael Mengs - [2], Dominio público, Enlace
Leopoldo I, De Anton Raphael Mengs[2], Dominio público, Enlace
Se considera que el libro De los delitos y las penas, escrito por Cesare Beccaria en 1764, es el origen del actual abolicionismo, en pleno siglo ilustrado. Según sus páginas, la pena del delito debería ser proporcional a la gravedad de dicho delito, sentando las bases del principio ético de proporcionalidad.

La lectura de estas ideas inspiró a Pedro Leopoldo de Lorena, quien con el tiempo llegaría a ser el emperador Leopoldo II, a promulgar un nuevo código penal en el pequeño Estado que regía por aquel tiempo: el Gran Ducado de Toscana. Con esta nueva normativa, el 30 de noviembre de 1786, este territorio italiano se convirtió en el primer país europeo en abolir la pena capital y, en forma paralela, la aplicación de métodos de tortura a los detenidos. También ordenó la destrucción de todos los instrumentos de tortura. Se trata de la primera prohibición formal de la pena de muerte en la época moderna.

La paradoja familiar de Leopoldo

Como hemos visto ya, Leopoldo II fue el primer monarca en abolir la pena de muerte. Sus ideas fueron secundadas, en un primer momento, por Robespierre, aunque finalmente se convertiría en un firme defensor de la pena capital durante el Reino del Terror en la Revolución Francesa. Leopoldo era uno de los hermanos de María Antonieta, Reina de Francia, ejecutada durante esa misma revolución.

Otras reformas de Leopoldo

Además del cambio penal, Leopoldo creó una institución para la rehabilitación de delincuentes juveniles, apoyando la idea de que una buena educación puede mejorar la sociedad y evitar los crímenes del futuro. Como curiosidad, aprobó también la primera ley europea que permitía la hospitalización de personas consideradas locas para recibir atención.

Leopoldo, como buen monarca ilustrado, apoyó otras reformas en el terreno político para Toscana, desarrollando y aprobando una constitución con separación de poderes anterior a la francesa. Esta normativa no entraría en vigor por haber encontrado oposición en el pueblo y por su traslado a Viena para ser investido Emperador.

Leopoldo I, Gran Duque de Toscana, con su mujer y sus hijos, Johann Zoffany. Fuente: Wikimedia.
Leopoldo I, Gran Duque de Toscana, con su mujer y sus hijos, Johann Zoffany. Fuente: Wikimedia.

Otros países europeos

Tras la abolición de la pena de muerte en Toscana, el siguiente país fue Austria, gobernada por su hermano José II.

Como curiosidad, el país donde más se tardó el prohibir la pena de muerte desde la última ejecución fue San Marino, cuya última pena tuvo lugar en 1468 pero se abolió casi 400 años después, en 1865.

En España la pena de muerte está abolida desde la entrada en vigor de la Constitución de 1978, aunque en un primer momento existía una salvedad: se podría aplicar según las leyes militares en tiempos de guerra. Esto fue así hasta 1985, cuando la reforma del Código penal militar derogó también esta excepción.

Una fecha para el recuerdo

¿Y por qué hemos comentado esta anécdota histórica en clase de italiano? Porque desde el año 2000, el 30 de noviembre, fecha en la que se abolió la pena de muerte, las autoridades de la actual Región de Toscana han establecido una festividad anual en el aniversario de la reforma de Leopoldo. Sin duda, es un buen motivo para festejar y destacar el adelanto ideológico de aquel momento histórico.