La Isla de las Rosas (Micronaciones)

Vamos a continuar con el repaso a algunas micronaciones interesantes. Gracias a la sugerencia de Stratozam a través de Twitter (podéis visitar aquí su blog)vamos a recordar una de las tres micronaciones que tienen o tuvieron frontera alguna vez con Italia. Aún existen San Marino y la Ciudad del Vaticano, pero ¿qué fue de la Isla de las Rosas? Precisamente está muy cerca de San Marino. La República de las Rosas es un curioso país creado de la nada en aguas internacionales y cuya lengua oficial era el idioma Esperanto.

República de las Rosas
República de las Rosas

Tras conocer Redonda, el reino literario heredado por Javier Marías, llega el turno de repasar la efímera historia de la República de las Rosas, una micronación creada frente a Rimini, ciudad natal y fuente de inspiración para Federico Fellini. A diferencia de la anterior, esta república ha tenido una existencia breve, pero más real, organizando ciertos debates políticos en las naciones oficialmente establecidas. Pero comencemos con una perspectiva cronológica.

Creación de la isla hasta su independencia.

En 1958 el ingeniero boloñés Giorgio Rosa inició un proyecto para construir una plataforma elevada sobre el mar a poco más de 6 millas marinas de la costa de Rímini, lo que en aquella época significaba estar fuera de las aguas territoriales de Italia (fenómeno similar al que permitió la creación del Principado de Sealand, la micronación paradigmática). Para ello, se constituyó una empresa, que pararía las obras en muchas ocasiones debido al mal tiempo yu a los problemas económicos, pero que nunca cejó en su empeño. Ya durante su construcción las autoridades portuarias italianas increparon en varias ocasiones a los constructores.

En mayo de 1964, con la construcción ya bastante avanzada, la empresa de Rosa pidió permiso a los puertos de Rímini, Rávena y Pesaro para conseguri espacio en los muelles y poder embarcar con suministros y materiales de construcción. Pero en 1966 la autoridad portiaria de Rímini de nuevo insta a parar en la construcción, mientras que bajo la isla se descubre una balsa de agua dulce. Gracias a ello, el 20 de agosto de 1967, la plataforma ya se abre al público.

Bandera de la Isla de las Rosas
Bandera de la Isla de las Rosas

En un primer momento, la idea era asentar varios establecimientos comerciales y turísticos, para que la empresa comenzara a ser rentable. Así, se instalaron un bar, una discoteca, un restaurante y una estación postal, no cabía mucho más debido a que la plataforma apenas medía 400 metros cuadrados. De momento, porque se pensaba edificar hasta 5 pisos más en altura.  La isla artificial declaró unilateralmente la independencia el 1º de mayo de 1968, con Giorgio Rosa como Presidente.

La Independencia de la Isla.

Turistas en la Isla
Turistas en la Isla

Esa independencia se hizo pública en una rueda de prensa al mes siguiente, que vino acompañada de un notable incremento del tráfico marítimo entre el puerto de Rímini y la isla: la iniciativa empresarial era un éxito, los turistas llegaban en flujo contínuo. De hecho, en esos momentos se instaló un casino en la plataforma, y según algunas fuentes, es posible que también se instalara o se pretendiera instalar una radio libre.

Las autoridades italianas entendieron que Rosa se lucraba ilegalmente de ese turismo al no pagar impuestos italianos, recordemos que era un país independiente y estaba en aguas internacionales. Así que Italia dispuso vigilancia en las aguas y prohibió atracar en la Isla de las Rosas, haciendo un bloqueo naval de facto. Se actuó rápidamente: las autoridades italianas resalojaron la república de las Rosas de su único habitante, Pietro Bernardini, un náufrago del Adriático que se había instalado ahí. Posteriormente, se procedería al desmantelamiento de la estructura. Era tan sólida que se tardó varios días en lograrlo, con múltiples cargas explosivas. El Presidente Rosa envió un telegrama al presidente italiano pidiendo explicaciones internacionales.  Los debates llegarían incluso al parlamento europeo. Así acaba la historia de la Isla de las Rosas.

Desmantelación de la isla
Desmantelación de la isla

La República y el Esperanto. Los símbolos de la república.

Durante su efímera existencia, la pequeña república adoptó el idioma Esperanto como su lengua oficial, y su nombre en este idioma era  Libera Teritorio de la Insulo de la Rozoj (en español Territorio Libre de la Isla de las Rosas), transformándose después en Esperanta Respubliko de la Insulo de la Rozoj (República Esperantista de la Isla de las Rosas). La palabra rozoj hace referencia al apellido del Presidente, Giorgio Rosa. En realidad, éste no era esperantista, sino que asumió tales símbolos por sugerencia de un amigo suyo que sí participaba del movimiento en favor de una lengua universal, el padre franciscano Albino Ciccanti. Justo en 1965 se había relebrado en Rímini el 36º Congreso Italiano de Esperanto.

Turistas en la República de las Rosas
Turistas en la República de las Rosas
Sellos de la República de las Rosas
Sellos de la República de las Rosas, serie dedicada a la ocupación italiana

La bandera era naranja con un blasón blanco en su interior que aloja 3 rosas rojas, en algunas versiones en ramo y en otras mostradas individualmente (como la que ilusta este post). Igualmente, se acuñó una moneda, el milo, que valía exactamente lo mismo que una libra italiana y que se vendía al mismo precio de cambio a los coleccionistas. También se emitieron y se vendieron varias series de sellos, dedicadas, por ejemplo, a la isla y su posición geográfica, a la ocupación militar italiana y a la destrucción de la isla, con el Gobierno ya en el exilio. En este enlace tienes un extenso artículo sobre la historia de la isla, especialmente sobre los litigios de territorialidad de la pequeña república.

La República Esperantista de las Rosas hoy.

Giovani Rosa
Giovani Rosa, Presidente en el exilio

Finalmente, la isla cayó en el olvido, para pena de los comerciantes de la zona, porque la pequeña república no dejaba de ser un foco para el turismo. Pero en 2009 volvió a ser actualidad debido a la aparición de algunos de sus restos en la costa italiana, como informó el Corriere de la Sera aquí. Ese mismo diario entrevistó al expresidente Rosa, que socarronamente afirmó que la guerra de invasión a la República de las Rosas es la única que Italia había logrado ganar en su historia.

¿Tñu qué piensas? ¿Tenía derecho Italia a invadir la isla que estaba en aguas internacionales sólo para acabar con un comercio que no le reportaba impuestos? ¿Conoces otras micronaciones? ¿Te interesa el esperanto? Comenta en el blog o a través de una mención en twitter.

Series de Sellos de la República de las Rosas
Series de Sellos de la República de las Rosas

Comments are closed.