La Historia de los Tres Cerditos 2.0

Gracias a Hugoshare, de Neolabels, vi en twitter un sorprendente anuncio con gran potencial para ser viralizable. Se trata de una recreación 2.0 del tradicional cuento de los Tres Cerditos. ¿Cómo sería la historia de haber sucedido hoy, con la gran conectividad y el altavoz que proporcionan las redes sociales? Sin duda, el final hubiera sido más complicado que el tradicional “…y comieron perdices”. Da el salto, y lo vemos.

Como a casi todo el mundo, si un vídeo cuenta una buena historia, me quedo enganchado hasta el final, y si además está bien hecho pues le dedico un post en el blog 😉 Y si el vídeo recrea en el ecosistema 2.0 una historia conocida por todos, su alcance y universalidad la acerca a nuestra sensibilidad post-contemporánea.

Ya vimos la Navidad 2.0 y la Pascua según Twitter, y hoy, como adelanté, es el turno de Los Tres Cerditos, fábula tradicional cuyas primeras ediciones impresas datan del siglo XVIII, aunque se estima que pudiera ser aún más antigua. La acción del vídeo comienza justo cuando acaba el cuento tradicional: después de matar al lobo. ¿Qué consecuencias traerá ese hecho a los cerditos?

Como habéis visto, se trata de un anuncio del periódico inglés The Guardian, un efectivo ejemplo de publicidad y videomarketing para Internet. Me encanta la descripción de cómo una noticia provoca una respuesta en las redes sociales y cómo estas son capaces de movilizar a una sociedad aparentemente dormida, como ya sucediera con el Movimiento 15-M en España.

Pero la creatividad y el bien hacer televisivo es algo tradicional e inherente al Reino Unido, una larga lista de series de calidad avalan su saber hacer en cuestiones audiovisuales: desde las clásicas Yo, Claudio o Arriba y Abajo a las más recientes Las Voces de los Muertos y la exitosa Dowton Abbey.

¿Te ha gustado el vídeo? ¿Crees que en España podría hacerse algo similar? Si has disfrutado con el vídeo o el post, no dudes en comentar por aquí o a través de una mención en twitter, ¡la conversación es importante!

Comments are closed.