Joan Crawford y Queridísima Mamá

Joan Crawford
Joan Crawford

 

Joan Crawford: su vida fue una leyenda de lujo, reina de Hollywood, casada con un maganate de la Pepsi, era la personalidad de moda de Estados Unidos. Pero tras su muerte, comenzó la pesadilla, se publicaron detalles biográficos ciertamente truculentos a cargo de una de sus propias hijas adoptivas, Christina, que aparentemente la quería. ¿Qué pasó realmente? Una personalidad complicada, la de la Crawford: comportamientos maníacos, celos de sus propios hijos… Sobre esas tensas relaciones, Christina escribió un libro, del que se hizo una película Queridísima Mamá, que hoy comento aquí.

Joan Crawford había tenido una infancia complicada: despreciaba a su madre por ser sucia, y ella misma se vanagloriaba por haber conseguido salir adelante ella sola para llegar a lo más algo de Hollywood, a veces pisoteando y creando grandes enemigos. Pero le faltaba algo en su vida. Por eso decidió adoptar a cuatro niños a lo largo de su vida. Con los dos primeros, Christina y Christopher, las relaciones fueron complicadas, de forma que a la mayor la envió a internados para que “la metieran en vereda”. En sus apariciones públicas, Christina siempre demostró amor por su madre adoptiva, pero tras su fallecimiento publicó un libro en el que contaba experiencias oscuras de maltrato infantil.

Joan Crawford y sus cuatro hijos adoptivos
Joan Crawford y sus cuatro hijos adoptivos, Fuente: mptvimages.com

En 1981, el directo Frank Perry hizo una adaptación al cine de ese libro, que sería protagonizada por la oscarizada Faye Dunaway. Desde el primer momento, la película obtuvo muy malas críticas y muchas nominaciones a los premios razzies de aquel año, pero con el paso del tiempo ha cenidoa  convertirse en un clásico camp y cuenta con múltiples seguidores. De hecho, puede servir como primer acercamiento biográfico a la actriz.

La cinta es oscura y sórdida, pero el tema del maltrato infantil lo es. Con un libro ciertamente rencoroso, Christina consiguió que un tema oculto y desconocido como el maltrato infantil saliera a la luz y se hablara sobre él para buscar solución y tomar medidas de protección a la infancia.

Diálogos delirantes.

Joan Crawford y su hija Christina
Joan Crawford y su hija Christina

Tanto la película como el libro (líder de ventas en Estados Unidos en 1978) nos dejan diálogos como los que siguen: “Llegas temprano”. “Sólo una hora y media antes”. ¿Sabes qué falta a mi vida?”. “Una película de éxito”. Todo el metraje intenta rescatar la estética de los años dorados de Hollywod, con peinados y maquillajes imposibles. De hecho, Faye Dunaway tiene escenas en bañador con un perfecto maquillaje y tacones, y el personaje no duda en meterse de tal guisa en la piscina. Otro de los diálogos destacados es el que mantiene la Crawford con el dueño de los estudios Metro Goldwin-Mayer y éste la despide. “Voy a decirle a la doncella que saque las cosas de mi caravana, son muchos años”. “Tu caravana ya está vacía, tus cosas estarán ya en el coche”.

Vejaciones e internados.

Fotograma de la Película
Fotograma de la Película “Queridísima Mamá”

Entre los maltratos que la diva tenía para con sus hijos, era el tenerlos de barmans en su casa. Uno de los amantes llega un día de visita y tiene lugar este diálogo: “Mami no está lista todavía, señor Gelver. ¿Quiere un Wisky con hielo? “Sí, gracias, pero no tanto wisky, Christina” “Señor Gelver, siempre preparo así las copas de mis tíos”.

Tras encerrar a Christina en dos internados-reformatorios, la Crawford se casó con Alfred Nu Steele, presidente de la Pepsi. Cuando la hija llega a conocerle, tiene lugar este diálogo surrealista: “Tina, quiero que conozcas a mi marido”. “¿Cómo he de llamarle?” “¿Cómo llamarías a tu padre?” “Hola, papá, soy Christina”.

SPOILER; SPOILER: salta este párrafo si no quieres detalles importantes del argumento. Finalmente, Joan Crawford fallece a causa de un cáncer, y en la película se muestra la lectura del testamento. “Es mi deseo que no reciban ninguna herencia ni mi hijo Christopher ni mi hija Crhistina por las razones que ellos conocen bien”. “Como siempre, ha tenido la última palabra” dijo él. “¿Tu crees?” contesta ella.

Portada del Libro de Christina Crawford
Portada del Libro de Christina Crawford

Sin duda, el libro y la película han sido la última palabra de Christina, aunque a posteriori ha hecho muchas cosa en su vida que la han desacreditado, independientemente de la película. Ha participado en programas humorísticos parodiando los malos tratos a los que supuestamente fue sometida. Además, las dos hijas menores de la Crawford niegan categóricamente esos malos tratos.

Algunas vejaciones de las que los niños mayores fueron supuestamente objeto fueron verbales: “tu dormitorio parece una miserable habitación de dos dólares a la semana de un sórdido callejón de Oklahoma”. Otras veces la hummillación fue más sutil: durante una enfermedad de Christina, su madre la sustituyó en una serie de televisión, con más de 60 años interpretaba a una jovencita de 28 años.

Palizas por nimiedades.

¿Mala malísima?
¿Mala malísima?

En la película tampoco se deja de lado una muy dura escena en la que la Crawford saca a su hija de la cama para pegarle con una percha. “¡No quiero estas perchas! ¿Qué hacen estas perchas de plástico aquí cuando te he dicho que perchas de plástico JAMÁS- escena llena de histrionismo-. Trabajo sin parar hasta caer rendida y oigo a la gente decir que “se hace vieja”, ¿y qué consigo? Una hija a la que no le importan en absoluto los preciosos y caros vestidos que yo le compro. ¿Qué hacen estas perchas de plástico en tu armario. ¡Contéstame! Te compro vestidos maravillosos y tú los tratas como si fueran trapos, eso es lo que haces. Un vestido de 300 dólares en una percha de plástico. Vamos a ver cuántas perchas de plástico tienes-tirando todo el vestidor al suelo- vamos a verlo. ¡Sal de la cama! ¡Fuera, Fuera! Y ahora vamos a ver cuántas perchas de plástico tienes en este maldito armario“.

Joan Crawford
“Christina, tráeme el hacha”

Sin saber si toda la historia fue cierta o no, la valoración de la película es positiva desde una valoración Kitsch y camp, pero bastante mala desde el punto de vista cinematográfico. Hay que verla para saber si te gusta o no. ¿Tú la has visto? ¿Conoces películas similares? Puedes comentarlo aquí o a través de una mención en twitter, ¡la conversación es esencial!

Comments are closed.