Joan Crawford y Bette Davis

Crawford y Davis
Se odiaban a muerte

Las dos fueron grandes estrellas de la época dorada de Hollywood, y se odiaban a muerte. Al final de su vida tuvieron que trabajar juntas, pese a detestarse, en una de las más grandes películas de suspense de todos los tiempos, ¿Qué fue de baby Jane? Son Joan Crawford y Bette Davis. Pero, ¿por qué se odiaban?

La llamada Meca del Cine parece ser en realidad un avispero de odios y codicia. La rivalidad entre la Taylor y la Monroe, por un lado, y el duelo constante de CrawfordDavis parecen atestiguarlo. Hoy nos centraremos en el odio que se tenían estas dos, tras haber visto la vendeta de Christina Crawford con Queridísima Mamá.

La única de las dos estrellas que explicó algo sobre el origen de esta enemistad fue Bette Davis, quien, tras la muerte de la Crawford afirmó que Joan se había enamorado de ella y que la agobiaba con constantes requerimientos y regalos. La negativa de la Davis a mostrarse amable pudo haber sido el origen de las disputas. Pero no sabemos si esto es cierto o es un poco más de leña en el fuego.

Madastra
La bella y malvada reina se inspiró en Joan Crawford

El caso es que ambas podían ser malas malísimas de gran calidad y aún hoy atormentan a los niños de todo el mundo: Joan había sido la modelo que Disney utilizó para la madrastra de Blancanieves, y Bette inspiró a la de Cenicienta.

No es lo único que tenían en común: la hija de la Davis también le dedicó un libro criticándola, pero con la madre aún viva, nada que ver con el caso Crawford, de tal manera que Bette Davis pudo responder y defenderse de las acusaciones de su hija.

De la Crawford, Bette Davis llegó a decir que “es vulgar, hipócrita y se ha acostado con todas las estrellas de la Metro con la excepción de la perra Lassie“, aludiendo de una manera descarada a su promiscuidad y bisexualidad.

Madastra
La pobre Cenicienta fue esclavizada por Bette Davis

La verdad es que la Crawford no solía responder en público, ella se atribuía el papel de señora, muy lejano al de provocadora que había elegido la Davis. “¿Por qué soy tan buena interpretando a prostitutas? Creo que es porque no lo soy. Probablemente por eso es por lo que Miss Crawford siempre interpreta señoritas“.

Aunque no es menos cierto que la Crawford hizo campaña contra la nominación al Óscar de la Davis precisamente por ¿Qué fue de baby Jane? A ello, responidió Bette Davis durante una entrevista en la que afirmó que nunca usaría el servicio de la Crawford y que “no la mearía encima aunque estuviese ardiendo en llamas“. Así de contundente y sin pelos en la lengua para dejar fluir sus verdaderos sentimientos.

¿Qué fue de Baby Jane?

Joan Crawford
Joan Crawford en su juventud

Esta película de 1962 fue el culmen de la mala relación entre las actrices, que precisamente fueron elegidas para trabajar juntas por llevarse mal. En ella se cuenta la historia de dos hermanas, antiguas niñas prodigio y prometedoras estrellas en su momento, que viven recluidas en una mansión californiana, ya viejas y olvidadas por todos, pero que guardan un secreto de odio y envidia.

El personaje de la Davis ha de cuidar de la Crawford, inválida, a la que maltrata. En una escena, Davis ha de cargar con el peso muerto de la Crawford, y se comenta que ésta llenó sus bolsillos con peso extra sólo para que la Davis tuviera que batallar más.

Bette Davis
Bette Davis de joven

Robert Aldrich, director de la cinta, sabía que la película era muy importante en las carreras de las actrices, y afirmó de ellas que “se detestaban mutuamente, se soportaban perfectamente“. Aunque durante el rodaje Davis tenía una máquina de Coca-cola en su camerino, para enfurecer a Crawford, directiva de Pepsi.

Aldrich quiso volver a juntar a las dos estrellas en Canción de cuna para un cadáver, pero esta vez las actrices se negaban a rodar juntas exigiendo el uso de dobles en todas las escenas. El director se negó a hacer tal cosa. La Crawford terminó saliendo del proyecto debido a supuestos problemas de salud, así que Bette Davis propuso rápidamente a Vivien Leigh, protagonista de Lo que el viento se llevó.

Pero la señorita Escarlata rechazó la oferta diciendo “podría quizá mirar el rostro de Joan Crawford a las siete de la maña­na en una plantación del Sur. ¡Pero desde luego no podría mirar al de Bette Davis!“. A la implicada no le hizo mucha gracia. Finalmente otra protagonista de Lo que el viento… haría el papel: Olivia de Havilland, amiga de Bette Davis desde hacía años. No quería interpretar roles malos en el cine, pero aceptó para trabajar con su amiga.

Comments are closed.