Historias de Fantasmas de un Anticuario de M.R. James

Después de robar este libro a un amigo, de escribir un post sobre mi propio libro, o de recuperar una antigua crónica, llegó a mis manos un pequeño volumen con una enigmática portada y un título no menos llamativo, Historias de Fantasmas de un Anticuario. Se trata de una colección de cuentos de terror  y suspense, con cierto parecido a las Leyendas de Bécquer, si bien la obra del español es mucho más emocional y estas historias de anticuario pretenden ser mucho más racionales, más británicas. El autor es Montague Rhodes James, que firmó sus trabajos con sus iniciales M.R. James.

De James dijo H.P Lovecraft que era una “autoridad en manuscritos medievales e historia de las catedrales”, y ambos conocimientos quedan patentes en sendos relatos sobre esos temas, si bien los añadidos creativos son abundantes, pese a su pretendido acercamiento cabal y científico a las historias espectrales y fantasmas.

Historias de Fantasmas de un Anticuario
Historias de Fantasmas de un Anticuario M.R. James

De hecho, en todas las reseñas de esta obra, se deja bien claro los ingredientes que un relato de fantasmas debía tener para James: un marco contemporáneo a su autor (que hoy obviamente ya ha quedado obsoleto), han de provocar miedo a través de entes o manifestaciones espectrales claramente malévolas y han de abandonar jergas del ocultismo.

Su lectura es muy recomendable para aproximarse a los miedos de generaciones anteriores, pero hoy en día, a estos cuentos les ha sucedido lo mismo que a la novela gótica: apenas producen miedo y quedan como meras anécdotas con una narración inocente y en algunos casos ingenua. Aunque hay que dejar claro que el contexto para el que estos cuentos fueron escritos no es para la lectura individual, sino para ser leídos en voz alta durante las Navidades en el King´s College de Cambridge, donde M.R. James impartía clases.

En total se trata de 8 relatos: El álbum del canónigo Alberico, Corazones perdidos, El grabado, El fresno, La habitación múnero 13, El conde Magnus, ¡Silva y acudiré!, y El Tesoro del Abad Thomas.

M.R. James nació en 1862 y falleció en 1936. Además, publicó una segunda parte, la también deliciosa, pero nada ocurrente en el título, Más historias de Fantasmas de un anticuario.