#ExplorandoLaPeste en #Sevilla con @HomoArtis y @U_Explorers

Hace un par de semanas hice una visita exprés a Sevilla, para hacer un poco de turisteo y unos recados, y entre los planes, por casualidad apareció la posibilidad de realizar una visita guiada basada en las epidemias de peste que asolaron la ciudad entre los siglos XVI y XVII.

Durante los años de mayor apogeo del comercio colonial entre España y las colonias americanas, Sevilla fue algo así como la Nueva York de su época, la capital oficiosa del mundo. Todos los intercambios culturales y materiales con América se realizaban a través del puerto andaluz, lo que significaba un gran número de personas de múltiples procedencias. Por eso, a través de ella llegaron muchas novedades y, a la vez, muchas enfermedades.

Entre estas enfermedades, la más mortífera fue la peste, que se cebó en varias ocasiones con la población de la ciudad a lo largo de dos siglos. Basada en esta efeméride histórica, desde Homo Artis y Urban Explorers han organizado unas visitas guiadas en la ciudad recorriendo diferentes escenarios históricos relacionados con las pandemias de la peste y de su contexto histórico.

El Hospital de las Cinco Llagas es hoy la sede del parlamento autonómico de Andalucía.
El Hospital de las Cinco Llagas es hoy la sede del parlamento autonómico de Andalucía.

El tema de estas epidemias en Sevilla está de actualidad tras el estreno de la serie La Peste en Movistar +, rodada en la ciudad, aunque si bien las epidemias son sólo un contexto (se basa en la de 1649), más que el argumento principal pese a lo que pudiera parecer por el título.

Las visitas guiadas de #ExplorandoLaPeste son teatralizadas, y los actores te explican, junto a la guía, cómo sería vivir en la ciudad durante los momentos más duros de la epidemia. Una cosa que se aprende, por ejemplo, es por qué los médicos llevaban máscaras con pico de pájaro, como las de los carnavales de Venecia: como veían que los pájaros no contraían la peste, y pensaban que ésta se transmitía por el aire, concluyeron que si respirabas a través de un pico evitarías contagiarte.

 

Lo más nortifero de la epidemia era que no se conocía nada sobre tu trasmisión. Por eso se iba dando palos de ciego al luchar contra ella. Unas pistas:

Había familias enteras que desaparecieron durante las epidemias, y los vivos no daban abasto para enterrar a todas las víctimas. Se llegó a hacer fosas comunes de muy poca profundidad porque no daba tiempo a más, dejando los cuerpos casi al aire, apenas tapados por losas de piedra para evitar que los animales los comieran y contribuyeran a expandir la enfermedad.

Terminamos la ruta con dos reflexiones: los anacronismos de la serie televisiva y con la cura de la enfermedad:

Después de la ruta, visitamos la Posada del Lucero, una auténtica posada del siglo XVI (aunque actualizada a las necesidades actuales) para disfrutar de las vistas.