El Fado, Patrimonio de la Humanidad

Fado Patrimonio de la Humanidad
Logo de la campaña para lograr que el Fado fuera Patrimonio de la Humanidad

Como amante del Fado que soy no podía dejar sin publicar una entrada en el blog sobre este género musical tan portugués. Podría hablar de María Severa, la primera fadista de cuyo nombre tenemos constancia, o de la gran Amalia Rodrigues, que se apuntó el difícil reto de internacionalizar el género en una época en la que Portugal estaba en una fase de grave aislamiento internacional. Pero esa figuras dan para un post por sí mismas, hoy hablaré del Fado como Patrimonio Intangible de la Humanidad.

La candidatura para promover al Fado a esta categoría de protección de la UNESCO surgió de la mano del Museo del Fado y de la Municipalidad de Lisboa, una de las 5 tristes cunas fadistas junto a Oporto, Estoril, las Azores y Madeira, sin dejar de lado Coimbra con su fado alegre y estudiantil.

El Flamenco y el Misterio de ElcheMisteri de Elx ya habían sido declarados Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, por lo que el caldo de cultivo ya estaba preparado cuando el 27 de noviembre de 2011 la UNESCO dijo que “la candidatura del Fado debería servir de modelo a futuras candidaturas” y se incluyó a este género musical en la lista de protección.

Museo do fado
Museo del fado, en el tradicional barrio de Alfama en Lisboa

El 2 de diciembre de ese mismo año, la televisión pública portuguesa RTP emitió una gala organizada con el patrocinio del Presidente de la República, Cavaco da Silva, para conmemorar el hecho, organizando un concierto con los principales fadistas del momento, teniendo recuerdo para grandes figuras que ya no están entre nosotros. Os dejo con el vídeo íntegro de esa gala.

Desde el Coliseu dos Recreios, decorado con los mosaicos de las calles portuguesas, se recordó a Amália (Madrugada de Alfama), Alfredo Marceneiro (Cabelo branco e saudade), Lucília do Carmo (Lisboa casta princesa), María Teresa de Noronha (Sina), Carlos Ramos (Senhora do monte), Hermínia Silva (Tendinha), Fernando Maurício y Francisco Martinho, Argentina Santos (Vida vivida).

Posteriormente, desfilaron las principales figuras del fado contemporáneo, comenzando por los más jóvenes: Carminho (O meu amor marinheiro), a la que descubrí en un magnífico concierto en Oviedo y Marco Rodrigues (A rima Mais Bonita). La internacional Mariza (O gente da minha terra) cuyos directos erizan el vello, y Pedro Moutinho (Sem sentido) vinieron después.

Carminho
Carminho, una de las jóvenes fadistas que empezó a cantar con 11 años, es una de las promesas del género

A continuación, Cristina Branco (Cansaço) a la que tuve oportunidad de ver en directo en el Castillo de Lisboa, junto a António Zambujo (Apelo) que representó al fado brasileño, y Aldina Duarte (Fado com dono) dieron paso a figuras como Joao Braga (A origem do fado) y Mafalda Arnauth (Eu Venho).

Maria da Fé (Fado divino) y Carlos do Carmo (Lisboa Menina e moça) arrancaron los mayores aplausos durante la fiesta. No en vano él es la principal figura del Fado dentro de Portugal. Cerró la ronda fadista Celeste Rodrigues (Meus Olhos) la fadista de mayor edad que aún continúa en activo.

Si te gusta el fado o te ha gustado el post, ¡no dudes en compartirlo, para eso están los botones sociales! Gracias por anticipado.

fadista y guitarras
Representación tradicional: fadista y guitarras

Comments are closed.