El Claro del Bosque, de Marisa Madieri

Las margaritas son flores longevas: viven un mes. Ésta es una de las frases escritas en la contraportada del que, sin duda, es mi libro favorito, El claro del bosque, de la escritora italiana Marisa Madieri, ya fallecida. una frase ciertamente dura, por lo directo de su significado: la vida dura muy poco. El pequeño volumen es una especie de biografía vegetal de una margarita, y engancha desde la primera página por su ternura y su estilo cercano.

Marisa Madieri
Marisa Madieri, autora de El Claro Del Bosque

Marisa Madieri es la esposa fallecida del también escritor italiano Claudio Magris, uno de los principales germanistas de Europa y que ha recibido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2004. Madieri tiene una escasa bibliografía. Hay quien dice que ello se debió a su entrega por la carrera literaria de su marido (ella le corregía todos sus manuscritos), pero quizá fuese por el cáncer que le quitó la vida en 1996. También es autora de Verde agua, un relato autobiográfico.

La Editorial Minúscula está recuperando los libros de esta autora, traduciéndolos por primera vez al español. La imaginación narrativa de Madieri fluye en las palabras castellanas para describir con perpetua luz la vida de Dafne, una joven margarita nacida en un claro de un bosque de pinos y robles.

Las margaritas tienen un mes de vida, en el cual deben aprender las implacables leyes de la vida, que pesan sobre todo el relato pero no lo entristecen ni lo desesperan. Así irá creciendo Dafne en su pequeña polis.

La joven margarita vive con sus hermanas, la dulce Rachelle, la coqueta Camilla y la reivindicativa Amanda. Trabará amistad con Celeste, otra joven margarita de naturaleza débil; con un sapo, que pese a su repulsivo aspecto tiene un gran corazón; con un grillo, una noche que se quedó despierta para descubrir los misterios de la oscuridad…

El Claro del Bosque
Portada de El Claro Del Bosque, fábula novelada sobre el crecimiento de una margarita.

Dafne conocerá la lluvia, presenciará una manifestación en pro de los derechos de las margaritas y se enamorará. Una perfecta metáfora de la vida humana narrada de manera simple y poética, a través de unos ojos inocentes que enternecen en cada página.

La vida se abre paso a través de la transparencia narrativa de Madieri, que a veces puede incluso llegar a ser despiadada en tanto que no oculta desgracias y miserias, que forman parte del argumento. De esta manera, y como dice Ernestina Pellegrini en el post-facio, “hasta la muerte puede tener la gracia de un juego sin perder nada de su horror ni de su tragedia“. Así lo aprende Dafne, con naturalidad, se asume que existe. Si llega, llegará.

Comments are closed.