El Báculo de Santiago, de Tracy Saunders

He de reconocerlo: soy un lector exigente. Me leo muchas cosas en muchos formatos y en distintos momentos, pero no todo me gusta. Me gustó mucho, por ejemplo, Baudolino, de Umberto Eco. Y mi libro favorito es El claro del bosque, de Marisa Madieri, una delicia. El problema viene cuando me regalan un libro que, de malo y plano, hace sonrojar al escritor más novel.

El Báculo de Santiago
Una portada oscura para un libro prescindible

No soy crítico literario, no he hecho ninguna filología, pero como lector habitual con, creo, buen nivel de comprensión lectora, y apoyado en mi perfil de periodista cultural, puedo decir que El báculo de Santiago es el peor libro que me he leído en años.  Meses de lectura para un volumen de menos de 500 páginas con márgenes enormes y tipografía gigante adornan un libro tan poco emocionante que se retrasa la lectura. Vale, vale, voy a dejar de ensañarme, que es un libro regalado.

A través de un concurso en Twitter, la editorial Bóveda me envió una selección de cuatro títulos, entre los que se cuenta El Báculo de Santiago. Gracias por el regalo. Pero al leerlo, me doy cuenta de que me gusta otro tipo de literatura. Me apasiona la novela histórica tradicional, documentada, profunda, que hace revivir el pasado. Pero esta nueva literatura con tramas pretendidamente antiguas, llamémosla thriller histórico, no me aporta nada.

Argumento

El libro, de la autora Tracy Saunders, narra de manera simultánea, dos historias: la contemporánea y la que hunde sus raíces en el pasado. La primera de ellas está protagonizada por un matrimonio joven que se acaba de casar, después de conocerse realizando el Camino de Santiago y que se muda a la ciudad para que ella realice sus investigación para la tesis doctoral sobre el obispo Gelmírez y la construcción de la catedral.

La segunda historia es la protagonizada por Pedro, una especie de hermanastro de Gelmírez, durante el auge y caída del arzobispo gallego. Hasta ahí, todo parece bien, especialmente la documentación histórica: el libro te ayuda a conocer lugares, nombres y hechos históricos relevantes en la historia de Galicia y, por tanto, del medievo español. Y ya.

El culete del librito
El culete del librito

Los personajes tienen poco trasfondo, especialmente los contemporáneos. ¿Os he dicho que la joven esposa hace regresiones al pasado y ella misma es Pedro y así consigue documentación para si tesis? Delirante. Salvo eso, todo es muy previsible, desde los diálogos hasta el argumento: no hay ningún tipo de emoción.

Y para que quede bien claro que la autora ha estado en Santiago, hace muchas referencias geográficas a la ciudad, como por ejemplo «la panadería de la calle tal», pero que es una referencia muerta: no hace ninguna descripción ni de la calle, ni de la panadería, ni de sus dependientes… nada.  Todo ello empobrece el relato.

Conclusión… no lo recomiendo. Y es una pena, porque el libro, a priori, parece ser un libro fácil, de entretenimiento sencillo, pero es vacío, insulso, prescindible. El típico libro del que te deshaces en un bookcrossing. Mejor que te leas este libro, o a lo mejor prefieras este otro, por poner dos ejemplos diferentes.

Comments are closed.