Ciudad amurallada de Kowloon (Micronaciones)

Interior de la Ciudad sin ley
Interior de la Ciudad sin ley

Acabo la serie de posts relativos a las Micronaciones hablando de un curioso enclave en China, la Ciudad amurallada de Kowloon, una ciudad sin ley abandonada tanto por China como por Reino Unido pero que consiguió organizarse a sí misma y que poseía el récord de ser el territorio con mayor densidad de población del mundo: casi dos millones de habitantes por kilómetro cuadrado.

Kowloon (que significa Nueve Dragones) era una barriada en las proximidades de Hong Kong en el que se construyó un fortín para defender la ruta del comercio de la sal. Cuando Hong Kong pasó a poder británico en 1842, Kowloon siguió bajo administración china, que mantuvo una guarnición militar para seguir controlando la zona. Pero al año, las autoridades inglesas conquistaron el pequeño enclave: fuera de la ley británica pero dentro de la colonia de Hing Kong.

Un trozo de China dentro del Imperio Británico

Kowloon no es propiamente una micronación, pero un error en los tratados de paz hizo posible su existencia. Pese a ser reconocida como posesión china, estaba en manos inglesas. Desarrolló la forma de vivir tradicional de China, la ocupación no les cambió: ocupaciones, arquitectura… De hecho, desarrolló un importante comercio que permitió el incremento de la población. Poco a poco, se convirtió en un atractivo turístico para los británicos de la colonia, que se acercaban a ver y conocer la Antigua China.

Kowloon hacia 1898
Kowloon hacia 1898

Esto fue así hasta la II Guerra Mundial, cuando Japón ocupó toda la zona y destruyó parte de la ciudad para utilizar sus piedras en la construcción de un aeropuerto. Tras el final de la contienda, tanto británicos como chinos se desentendieron del lugar, que pronto fue tomado por la inmigración ilegal y las mafias, debido a que el territorio seguía fuera de toda autoridad.

Nido de avispas y Ciudad de la Oscuridad

Hay mucha leyenda en torno a esta época: que si el crimen estaba a la orden del día, la criminalidad… cuando en realidad, los habitantes supieron organizarse como una polis orgánica y autárquica. Es cierto que ahí se asentaban bandas mafiosas, pero no todo era criminalidad en el enclave.

Fachada de Kowloon
Fachada de Kowloon

De hecho, la zona estaba llena de dentistas más baratos que los de la cercana Hong Kong, aunque ciertamente las condiciones sanitarias no eran las mismas. Y si bien no entraba la policía, dentro del recinto un grupo de voluntarios se encargaban de la seguridad de los habitantes. Había servicios públicos como electricidad, agua corriente y correos.

Templo Tin Hau
Templo Tin Hau, dentro de la ciudad sin luz

Pero la población seguía creciendo. Las condiciones de vida eran insalubres, y pronto comenzó a edificarse en altura. Se llegó a los 14 pisos, más no se podía por la cercanía del aeropuerto. Las calles eran un lujo por la falta de espacio, apenas tenían un metro de ancho, y la luz natural sólo estaba reservada para los privileviados que vivían en las fachadas o en las azoteas, por eso se la empezó a llamar Ciudad de la Oscuridad.

Sus calles estaban iluminadas las 24 horas del día por tubos fluorescentes. Se construía sobre edificios anteriores, sin arquitectos ni ingenieros. Las calles cambiaban de configuración de un día para otro.

Demolición

A comienzo de los 80, la población se estimaba en más de 35.000 habitantes, pero llegó a alcanzar los 50.000 durante la década. La ciudad sin ley era conocida por sus excesos, sus fumaderos de opio, sus traficantes de cocaína, sus casinos, los puestos de comida en los que se servía carne de perro y las fabricas secretas de falsificaciones diversas. Por fin las autoridades chinas y británicas decidieron hacer algo, y firmaron un acuerdo para la demolición de este lugar.

Construcciones en Kowloon
Construcciones en Kowloon

No se terminaría de demoler hasta 1993, y en su lugar se construyó un parque cuya única construcción es una pagoda tradicional. A los habitantes les reubicaron y se les dieron ayudas económicas, pero hubo resistencia a abandonar el lugar. Así acabó la mayor experiencia de anarquismo y autogestión que ha existido en la historia de la humanidad.

Si quieres saber más, visita este blog. O este otro con fotos interesantes y un par de vídeos.